Home‎ > ‎Secciones‎ > ‎Cancionero‎ > ‎

El camino de la vida – (Héctor Ochoa)



INTRO. Am, G, F, E7, Am, Dm, G7, C, A7, Dm, Am, E7, Am. (Bis)

                                 Am   A7           Dm

De prisa como el viento van pasando,

                         G7                      C

Los días y las noches de la infancia

                              A7                 Dm

Un ángel nos depara sus cuidados,

                                      F    Dm          E   E7

Mientras sus manos tejen las distancias.

 

                                   Am  A7      Dm

Después llegan los años juveniles

                                G7              C

Los juegos, los amigos, el colegio

                     A7                    Dm

El alma ya define sus perfiles

                                 Am                               E7         Am     G, F

Y empieza el corazón de pronto a cultivar un sueño.

 

E                                                                  Am

Y brotan como un manantial, las mieles del primer amor,

G                                            C

El alma ya quiere volar y vuela tras una ilusión...

                A7                                           Dm

Y aprendemos que el dolor y la alegría

               G7                                        C

Son la esencia permanente de la vida.

 

    E7                                                 Am

Y luego cuando somos dos, en busca de un mismo ideal,

        G                                             C

Formamos un nido de amor, refugio que se llama hogar.

               A7                                       Dm

Y empezamos otra etapa del camino...

                                     Am                       E7                Am

Un hombre, una mujer, unidos en la fe y la esperanza...

 

INTRO. Am, G, F, E7, Am, Dm, G7, C, A7, Dm, Am, E7, Am. (Bis)

Los frutos la unión, que Dios bendijo,

Alegran el hogar con su presencia,

A quien se quiere más, sino a los hijos,

Son la prolongación de la existencia.

 

Después de tantas penas y desvelos

Para que no les falte nunca, nunca nada

Para que cuando crezcan lleguen lejos

Y puedan alcanzar esa felicidad tan anhelada.

 

Y luego cuando ellos se van, algunos sin decir adiós,

El frio de la soledad golpea nuestro corazón,

Es por eso amor mío que te pido por una y otra vez

Si llego a la vejez… que estés conmigo.
Comments